Nuevo
Loading...

Teatro Paco Escribano. Conozcamos quien fue este pintoresco personaje



En Villa Consuelo había un teatro con el nombre artístico de “Paco Escribano”, situado al frente de Radio Televisión Dominicana canal 4, donde fungía un cine al aire libre y donde por un tiempo se presento Dominicana de Espectáculos con su show de “La Lucha Libre”. Presentaciones artísticas de toda índole eran presentadas en este conocido teatro. No sabemos el porque fue demolido.

Esta estructura desapareció para luego hacer del espacio un Parqueo, un Anfiteatro y desde el 1° agosto 1996, el Museo de Radio y Televisión “Lulio Moscoso” (Estatal), cuyo reconocimiento oficial fue obtenido mediante el decreto No. 352-97, y se encuentra en la C/ Dr. Tejada Florentino, No. 8, de Villa Consuelo.

Rafael Tavárez Labrador (Paco Escribano) realizó el más escuchado programa radial de su época, a través del cual llevó alegría a quienes lo escuchaban diariamente. También desafió con sus críticas a personeros de la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo Molina.

La madre del dictador, doña Julia Molina, sintonizaba su espacio diariamente y si no escuchaba al comediante indagaba las razones de suausencia.Tavárez Labrador se destacó logrando desarrollar un trabajo potable que concitó el interés del público que disfrutó sus chistes y el mensaje de sus repentismos.

En 1929, con apenas 12 años de edad, dio sus pinitos en la radio integrándose a H.I.1.A., estación propiedad de don Rafael Western, en Santiago.El fenecido folclorista montecristeño Papito Rivera fue quien lo presentó.

Se radicó en la capital en 1930, debutando en el Teatro Independencia con la compañía argentina Ceruse. Posteriormente laboró en diferentes establecimientos de diversión con las empresas de variedades del dominicano Vitelio Morillo y Ana Pieter.

El artista centró su atención en la radio, actuando en las emisoras H.I.C.Y. , H.I.G. y H.I.Z., propiedad de Alfonso Cuervo, Pupo Cordero y Frank Hatton, respectivamente. Es en H.I.Z., que estaba ubicada en la avenida Capotillo (actual Mella), donde logra sus más resonantes éxitos en sus roles de humorista y comediante, siendo bautizado como “El rey del disparate” y “El archipampano de la carcajada”.

También se le escuchaba por H.I.8.K., emisora propiedad de don Julio García Alardo.Paco Escribano escribió y escenificó distintas piezas satirizando episodios, hechos o situaciones relacionados con el diario vivir de la época. Sus sainetes y comedias más populares fueron “Pin-pan, fuego”, “Una viuda sin sostén”, “El mechón de Tongolele”, “Yo soy Filomeno”, “Para darle gusto al pico” y “Aquí está Migdalia”. La última obra que llevó a escena fue “El bandido de la luz roja”.Don Paco utilizó la composición “La Chismosa” para su labor diaria. También “Mamita, llegó el obispo”. La primera es parte de una zarzuela cubana popularizada por Rita Montaner y la última una plena puertorriqueña. Asimismo, laboró en La Voz Dominicana y Rahintel.

Obtuvo licencia para operar una estación, H.I.2.H., que bautizó como “Radio Escribano, La Voz de la Alegría” en los 1498 kilohertz, y la cual instaló en Villa Duarte.En sus inicios el comediante se identificó como “Paquita Escribano”. Otra de sus caracterizaciones más populares fue “La bola de cristal”, que llevó a los cines, salas de espectáculos, radio y televisión.El popular comediante fue en una que otra ocasión repudiado por opositores al gobierno de Trujillo. Así aconteció cuando satirizó la expedición de los héroes de junio de 1959 con un montaje teatral titulado “Cero Invasión”.A Paco Escribano le tocó vivir en un ambiente hostil para el mundo humorístico, por lo que su caso es calificado como excepcional, logrando ser figura señera, principalísima, con su trabajo fundamentado en el repen tismo. Recorrió el país llevando su humor a los cines de diferentes localidades, ya que para entonces los espectáculos se presentaban en esos establecimientos.

Tavárez Labrador nació el 18 de julio de 1917 y falleció en Puerto Rico el 18 de julio de 1960, de nefritis aguda y trombosis coronaria. En la oportunidad se dijo que esas dolencias le sobrevinieron luego de una golpiza que le propinaron allegados al régimen antes de que saliera del país. El cortejo fúnebre recorrió el trayecto del aeropuerto al puente Radhamés (actual Duarte).

Una multitud le rindió tributo a quien transmitió alegría por años, calificado como genio del repentismo y creador de la ironía y el chiste sorpresivo. Su sepelio fue uno de los más concurridos.Paco Escribano está presente en sus grabaciones con su “Baldomero tuerce botas”, “Bola de cristal” y el “Carnet social”.

Se llamaba Rafael Tavárez Labrador y había nacido en Santiago. La sociedad dominicana le conoció como Paquita Escribano, personaje del canto femenino al que comenzó imitando en los escenarios nacionales, hasta que la radio le convirtió en una especie de líder de la comedia, el chiste amargo, el chisme nacional y el humor de todo tipo. Entonces los años lo convirtieron, en un extraño cambio de sexo gramatical en Paco Escribano.

Don Paco le llamó Valentín González a partir de los años cuarenta, y en los barrios, ocultamente, los muchachos seguimos llamándole “paquita”. Con frecuencia le vimos en las calles de Villa Francisca, barrio que don Paco amó, y en el que vivió muchas veces. Su amiga Isabel Rollins solía recibirlo en la calle Jacinto de la Concha, al borde de la antigua escuela Haití, luego Comando B-3 y más tarde Villa Cucaracha, y sacarle su mecedora grande en la que Paco se “estribaba” y recibía a algunos amigos. Uno de ellos era el sin par Miguel Sampol, un cocinero de dotes tales que era invitado entonces por las grandes familias para los “buffets” en las casas del poder, siendo además experto en repostería de importancia en toda la capital. Miguel era amigo de doña Isabel, y en esa casa de madera de tres puertas, con patio alto hacia la calle Tomás de la Concha, podía verse el trío conversar. Para esos años finales de los cuarenta Paco era famoso. En la cuesta o bajada de la calle, entre Félix María Ruiz y Ravelo, jugábamos al béisbol. Paco, a diferencia de su sentido humorístico radial, no tenía muy buen humor para con los muchachos que usábamos la calle como campo deportivo. De modo que cuando la mecedora de Paco estaba en la acera alta teníamos que ser cautelosos, porque en ocasiones alguien llamaba a la Policía y se armaba el corredero.

Vivir en Villa Francisca
En la Villa Francisca de entonces, Paco vivió durante algún tiempo en casa de la familia Rivera, donde “las Rivera”, hermanas de Felo Rivera, cátcher de los equipos del barrio. De esa época era el famoso guacamayo de Paquita. El primer engendro de cotorra grande que vi en la vida. El animal, ubicado en el balcón, gritaba en las madrugadas y mi padre decía: “oye la bocina de Paquita”. Era un animal colorido que se le posaba en el hombro y que creo le trajeron de Perú o de no sé dónde. Los adolescentes pasábamos por la puerta de “las Rivera” para ver de cerca el guacamayo de Paco. En verdad un animal bello. La casa, ubicada en la calle Enriquillo casi esquina Ravelo, era igualmente de madera, de acera alta en una calle sin asfalto como las de entonces, ubicada frente al colmado de Trompoloco, donde bebíamos con frecuencia leche batida y cierto mabí de buen sabor.

Entre Villa Francisca y Villa Duarte
La otra residencia de Paco Escribano, creo que simultánea con la creación de Radio Escribano en Villa Duarte, fue en la calle Catelar, un callejón hoy arropado por túneles aéreos que atraviesan la calle, en el laberinto comercial que representa la Villa Francisca actual, destruida y arrabalizada por un comercialismo sin controles, en donde todavía la glorieta tiene la pintura roja que en su cúpula distingue la campaña reformista hecha una vez, desde el Ayuntamiento por los seguidores de Corporán de los Santos.

Para nosotros Paco Escribano ha sido el humorista más controversial de la radio dominicana. Inteligente, con grandes ínfulas de intelectual al punto de crear poemas que, como “La vidriera”, declamada en sus programas meridianos, era un enamorado de las canciones y de la vida española. La influencia de la original Paquita Escribano le mantuvo siempre al borde de una hispanidad entre cómica y seria. Hay fotos de Paco aún entrado en años con peineta sevillana, mantón de Manila, cejas pintadas, y mirada andaluza. Nadie olvida aquellos programas en los que interpretaba no sólo plenas como El Obispo de Roma, su tema musical, sino parte de cuplés como La Chica del Diecisiete, o pasodobles como Silverio, de Agustín Lara, o Baldomero Tuercebotas, músicas que referían viejas experiencias escénicas de su etapa andaluza.
La radio cambió “lo andaluz”

Pero fueron residuos de un pasado hacia un presente en donde la radio cambiaría lo andaluz por lo popular dominicano. Y ese espacio, el cual viví desde los años cuarenta, se completó con un artista disímil, liberal en muchos casos, indescifrable, que siendo un querendón de la madre de Trujillo y amigo de mucha gente de poder, se atrevió en ocasiones a criticar solapadamente la dictadura, lo que le trajo graves inconvenientes, pero no la muerte, como se ha dicho. Paco Escribano conformaba con Valentín González un dúo inquebrantable. El cantante Frank Cruz fue uno de sus grandes amigos, y el Doctor Chan Aquino el médico que le atendió en sus días finales.

Ciprián el que vende “chinas”
La HIZ, estación radial propiedad de Frank Hatton, de largo historial en la radio nacional, dio cabida al programa meridiano de Paco. Al mediodía nadie que tuviera radio se perdía el mismo. La retahila de chistes, las ocurrencias, la amenidad, y el desparpajo del artista iban desde el chiste inteligente hasta el de cierta vulgaridad. El repentismo era su fuerte. Durante aquellos días existía un personaje llamado Ciprián, característicamente homosexual, vendedor de naranjas. Era un hombre alto y de nariz aguileña, blanco si puede llamarse blanco a un tipo también de piel anaranjada. La fama homosexual de Ciprián le inspiró a Paco un cantar que más que cantar era una amenaza: “Ciprián el que vende chinas…te quiere ver, ay te quiere ver….Ciprián el que vende chinas, es un tipo popular, la gente por las esquinas no se cansa de gritar…Ciprián el que vende chinas .. te quiere ver, te quiere ver”.

Entre nosotros el cantar de don Paco era usado para la burla de algunos amigos que tenían ciertas tendencias nada varoniles.

De chiste en chiste o de chisme en chisme el programa de Paco animaba las contradicciones familiares, denunciaba situaciones urbanas y chismes de barrio y más de un cuerno terminó en tragedia, mientras que criticaba en ocasiones a los del Ayuntamiento, o a personas que tenían cierta prosapia, y el cuento de que dijera que si en La Voz Dominicana caía una bomba saldría el plumerío porque allí volaban desde el más chiquito hasta “el mayor”, fue una realidad que escuchamos y que se expandió por toda la capital, siendo la comidilla de los barrios y de ciertas clases. Se dice que el mayor Petán Trujillo se sintió, naturalmente aludido en su machismo digital, y que doña Julia Molina, la llamada “Excelsa Matrona”, tuvo que intervenir con el Generalísimo para evitar la tragedia. No estaba el programa exento de puyas políticas que generaban situaciones contra los desafectos al régimen.

Paco tenía en sus programas radiales un grupo de músicos que generalmente acompañaban a Frank Cruz en las interpretaciones de aquellos temas que no eran los del actor. Recuerdo A Riquín Bustamente, hermano del maestro Bienvenido Bustamente. En 1985, cuando visité Estocolmo, supe por Ramón Bodden que Riquín vivía allí como músico desde hacía largos años. No pude verlo. Paco se refería a El Mulo, uno de sus músicos, y hacía chistes fuertes con sus dotes masculinas.

Cero invasión, una caída estrepitosa
Oriundo de las tablas, como dicen los artistas, Paco Escribano nunca abandonó el teatro. Escribía comedias ligeras, muchas de ellas hechas para trabajar en el papel femenino, que era su gozo. El Teatro Julia, de Villa Francisca, fue escenario de algunas de sus obras. A veces no se presentaban obras, sino que la noche era velada de chistes, en verdad chistes verdes a los que Valentín les daba un sabor entre cubano y andaluz.

Poco antes de los años finales de la dictadura, justamente a raíz de la invasión del 14 de junio de 1959, Paquita estrenó una obrita titulada “Cero Invasión”, en la que se burlaba de la misma, y presentaba a los campesinos dominicanos exterminando chistosamente a los invasores a cacerolazos limpios. En verdad la decadencia de Paco había comenzado. El país estaba dividido, muchos jóvenes dominicanos apoyaban silenciosamente a los invasores, La Voz Dominicana había radiado aquellos avisos en los que se daba la lista de los muertos con saña. Sobre Paco corrieron rumores que lo vinculaban con hechos relacionados con celestinaje de alto nivel, se llegó a decir que fue golpeado por un alto integrante del poder dominicano de la época mediante esbirros contratados para ello y que murió de esa golpiza. Se dijo que la golpiza fue hecha con pequeños sacos de arena. De modo que la imagen final pudiera haber sido la de un mártir de la tiranía. Yo mismo escribí sobre el rumor en alguna ocasión, pero el Doctor Angel Chan Aquino, quien le acompañó hasta Puerto Rico para tratarle males renales, me corrigió en un artículo de hace años. Paco tenía problemas de ese tipo, y murió precisamente a causa de ellos. No hubo golpiza ni nada parecido.[...leer más en la fuente]
Compartir en Google Plus

Publicado por: Angel Rivas

Reconocido fotógrafo y filántropo dominicano, con una gran carpeta de logros cientificos en biodiversidad de America y el Caribe.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario